Ganamos en México ¿y ahora qué?

Los premios de Guadalajara nos han dado un alegrón increíble, además de facilitarnos las cosas en el aspecto económico. Pero también nos obligan a cambiar la agenda. Una de las mayores dificultades a la hora de avanzar es que somos un equipo pequeño, y cada persona tiene que multiplicarse y hacer mil cosas al mismo tiempo.

Ahora mismo tenemos varios frentes abiertos: Por un lado está Itxaso peleándose para conseguir los derechos de todas las imágenes de archivo que utilizaremos. Vienen de fuentes diversas (televisión, prensa escrita, cine, etc), y hay que negociar con todas ellas. Intentar que nos las cedan, conocer a qué precio (casi nada es gratis en este mundo), y al final evaluar si nos lo podremos permitir o no, y en función de eso ir avanzando en el montaje de las secuencias de material de archivo. Queremos destacar que, por el momento, GARA nos ha cedido todas las imágenes que pudiéramos necesitar. También Fermin Muguruza nos ha hecho saber que por su parte estaría encantado de que utilicemos los compases de Kortatu que ya vimos en el teaser, pero esto sería demasiado fácil. Aún necesitamos el permiso de la discográfica… Tiempo al tiempo. Por ahora ya nos han cobrado 500€ más IVA por un minuto de Historias del Kronen. ¡Y aún hay que negociar las imágenes de las campanadas!

Hay otras imágenes de archivo que no necesitan cesiones de derechos: las personales. La mayoría, fotos antiguas de Asier y Aitor. Y como personales que son, les vamos a dar un tratamiento especial, íntimo, acorde al tono de la película. Hay que recopilarlas, volver a grabarlas en algunos casos y animarlas en posproducción. En eso andan Ainhoa, Aitor y Pablo. El resto de la pospro la haremos cuando tengamos el corte definitivo.

Pablo animando al astronauta


Y luego está la música. Nos gustaría que el tema principal fuera de una banda escocesa cuyo nombre no diremos…. hasta saber seguro si podemos contar con su colaboración. Pero además, en el frente ecuatoriano, el músico Alex Alvear se ha incorporado a nuestro equipo y está en plena composición de varios temas, por lo que “Asier ETA biok” contará con una banda sonora original.
También en Ecuador se está llevando a cabo el diseño del afiche de la película y del cartel, así como de las camisetas. Tenemos ya casi preparados dos modelos, que pronto os enseñaremos para que podáis darnos vuestra opinión… A ver si os gustan tanto como a nosotros.

El mayor reto sigue siendo el montaje definitivo de la película. A pesar de estar casi cerrado, existen matices que hay que concretar, puntos de giro que hay que afinar. Alguien dijo que la diferencia entre la vida y las películas es que un guión debe tener sentido, mientras que la vida no. En este caso, al estar ante una película autobiográfica, hay que construir el guión a partir de la realidad, pero efectivamente, tiene que tener un sentido claro y definido. Y ahi está lo complicado de armar un documental. Muchas veces, cuando te enfrentas a la edición de una película de no ficción, intentas contar los hechos tal y como sucedieron cronológicamente. Y cuando ves que no funciona, te llevas las manos a la cabeza y dices: “¡Pero si fue así como sucedió…!”. Pero esto no importa. Lo importante es que tenga sentido, hay que construir una estructura sólida pero invisible, que refleje la realidad que has vivido y que la mantenga verosímil.

Gracias a los pases privados en los que hemos ido mostrando la versión provisional de la película, nos hemos dado cuenta de que hay asuntos que aún pueden mejorar. Y en eso andan Amaia, Aitor y Ainhoa: dándole vueltas a cada secuencia, frase a frase. Amaia está a punto de venir desde Ecuador, así que de nuevo estaremos todo el equipo junto para afrontar la recta final.

Pero como el destino se empeña en separarnos (suena música dramática) y parte de los premios de Guadalajara implican tener que viajar a México, Ainhoa irá en junio a supervisar el retoque de color y la creación de créditos y el trailer, que se harán en el D.F. Para entonces, el montaje deberá estar cerrado. No habrá marcha atrás. Y menos mal, porque siempre se pueden probar cosas nuevas y es difícil decir… “Se acabó”. Aunque luego… tendremos que tomar otras decisiones: ¿Dónde estrenar? ¿Cuándo? Pero esa será otra historia…



Deja un comentario