Video crowdfunding

Ayer tuvimos día de rodaje. Objetivo: grabar el vídeo promocional para iniciar la campaña de crowfunding. Amaneció nublado grisoscurocasinegro, pero había que tirar palante. El plató: la terraza de Maider. A los mandos: Ainhoa. La orquesta: los amigos y las novias. Y Maider, que ofició como mujer orquesta, haciendo mil tareas en posturas inimaginables. Ainhoa cogió la batuta y dirigió los movimientos del cuerpo de baile, que con gran diligencia ensayó y ensayó los movimientos hasta que todo estuvo preparado. Pero Madrid, oh, Madrid, es un plató complicado; los obreros de la construcción, que según dicta la crisis creíamos un gremio en extinción, hicieron, como es menester en la ciudad, acto de presencia. Pon y quita andamio, pásame el martillo, tírate esta pared, afina la radial y dale duro al decibelio: pum pum pum, raskatakatá, katacrok pum pum, ratatatatá. Y nosotros a lo nuestro, ensaya que te ensaya. Era a toma única, no podía haber fallos.

Cuando todo estaba listo y nos lanzamos a grabar las primeras tomas, un helicóptero se unió a la fiesta. Nos dio igual. Hicimos una toma, otra y otra, hasta que la coreografía salió perfecta, y cuando Ainhoa dijo “corten, ¡esta ha sido buena!”, el cielo dejó caer unas gotitas, y a continuación el chaparrón. Fin del rodaje. La próxima semana podrá verse el resultado, creemos que va a quedar muy chulo. También grabamos varias tomas desde el otro lado del cotarro, un making off en el que podrá verse que lo que se muestra ante la cámara y lo que ocurre detrás no siempre son lo mismo. ¡La magia del cine!



Deja un comentario